Ruta por la Costa da Morte en autocaravana

¡Galicia es un destino que nunca deja de sorprendernos! Después de descubrir la Ruta por la provincia de Pontevedra: las Rías Baixas y El Camino de Santiago, vamos a explorar la Costa da Morte. En la provincia de A Coruña, es una de las zonas más fascinantes y una de las mejores rutas para recorrer en autocaravana o furgoneta camper.


Durante los meses de verano, aprovechando que el clima es más cálido y los días más largos, te recomendamos poner rumbo al norte en autocaravana a Costa da Morte y visitar los impresionantes paisajes naturales que alberga esta ruta, que va desde cabo Rocundo hasta el cabo Finisterre.

La Costa da Morte debe su nombre al gran número de naufragios trágicos que sucedieron en sus costas acantiladas, por lo que además de ser un destino de especial encanto natural, es una zona marcada por historias y leyendas únicas. Con el alquiler de autocaravanas en Coruña, ¡prepárate a descubrir en autocaravana la Costa da Morte y recorrerla hasta el fin del mundo!

Qué ver en Costa da Morte

La Costa da Morte dedica un sinfín de carreteras secundarias de vértigo por las cuales podrás perderte para descubrir todos los lugares mágicos que esconde. Desde playas de arena blanca y aguas turquesas hasta imponentes acantilados donde el océano Atlántico rompe con toda su fuerza. Sin olvidar los encantadores pueblos en los que disfrutarás de la rica gastronomía gallega y, ¡por qué no!, una tradicional queimada.

De entre todos los maravillosos lugares que encontrarás en tu ruta en autocaravana en Costa da Morte, hemos seleccionado los imprescindibles que no puedes dejar de visitar.

Pueblos bonitos en la Costa da Morte

Camariñas

Pequeño pueblo marinero donde se respira la tradición en cada una de sus calles y que es de parada obligatoria durante tu viaje en autocaravana a Costa da Morte. En él se encuentra el famoso faro de Vilán y la ensenada de Trece, la zona más salvaje del lugar que cuenta con la increíble duna del Monte Branco. Muy cerca se encuentra el Cementerio de los Ingleses, que recuerda el naufragio de Serpent en 1890, uno de los más trágicos de los ocurridos en la Costa da Morte.

Camelle

Visitar Camelle significa adentrarse en la historia más trágica de la Costa da Morte, ya que es el pueblo que más naufragios han presenciado, junto con Arou. Allí podrás visitar el particular museo al aire libre de Man (Manfred Gnädinger), un alemán que decidió vivir en Camelle y dedicarse al arte, realizando esculturas y pinturas con lo que la naturaleza le proporcionaba.

Fisterra

Significa Fin de la Tierra y, a pesar de la creencia popular, es el verdadero punto final del Camino de Santiago. El puerto es todavía la zona con más actividad del pueblo, por lo que es de visita obligada para adentrarse en la cultura marinera de esta zona de la costa gallega. La Plaza de Arasolis o la Iglesia de Santa María das Areas también son dos lugares que no te puedes perder mientras das un paseo por Fisterra camino al lugar sin duda más conocido: el faro de Finisterre.

Malpica de Bergantiños


En este pequeño pueblo pesquero podrás respirar la esencia marinera entre sus calles, estrechas y laberínticas, y su puerto, cuya vista panorámica es digna de ser fotografiada. La mejor forma de verlo es desde el mirador de la Atalaia, que tiene el barrio donde se sitúa, el más antiguo del pueblo.

Ruta de los faros de Costa da Morte

La ruta de los faros de Costa da Morte, O Camiño dos Faros, solo es apta para los más valientes. Se trata de una ruta de senderismo por pequeños y recónditos caminos de pescadores a lo largo de la costa y con increíbles vistas al mar.
Bordear acantilados, trepar rocas, pasear por playas vírgenes y bosques inmensos… ¿te imaginas? Pues es lo que propone esta ruta de senderismo de 200 kilómetros en ocho tramos que se propusieron en 2012 seis senderistas y de la que ahora hay hasta grupos organizados de 500 personas.

La ruta de los faros comienza en el puerto de Malpica y termina en el cabo Finisterre. Durante la ruta, casi el 90% de los terrenos pasan por lugares protegidos, por lo que los viajeros que la realicen deben respetar las sendas, señalizadas por flechas y marcas de color verde.  


Faro de Punta Nariga

Es el primer faro de la ruta y sin duda lo más llamativo son las formas de las rocas que se encuentran a su alrededor, que debido a la erosión lo convierten en un paisaje lleno de magia.

Faro Vilán

Construido en 1896, fue el primer faro eléctrico de España. Frente a él está el peñasco de Vilán de Fora, lo que junto a la bravura del mar en el Cabo Vilán y el viento que corre generalmente en la zona, lo convierten en un entorno impresionante para detenerse a observar.


Faro Roncudo

Su nombre viene del ruido que hace el mar cuando rompe en los acantilados, así que no es de extrañar que la belleza del lugar sea, de nuevo, inolvidable. Desde él, además, se tiene vista panorámica de Laxe y la Ría de Corme. Un punto imprescindible en tu ruta por la Costa da Morte.


Faro de Laxe

Se sitúa en la punta del Monte da Insua y, como con el resto de faros, su entorno es una maravilla natural. Muy cerca de él se encuentra la escultura llamada “A Espera” que homenajea a los marineros y sus familias.

Faro de Muxía

Situado en la Punta da Barca, lo mejor del faro es que desde él se puede contemplar toda la ría y Vilán. Un lugar ideal desde donde ver el anochecer y el choque de las olas contra las rocas.

Faro Touriñán (más al oeste que el Faro de Finisterre)

Se encuentra en la zona de la Illa do Castelo y es el punto más occidental de España peninsular. Ya que sí, se sitúa más al Oeste que el propio Finisterre.

Faro de Finisterre

Situado en el cabo que lleva el mismo nombre, lugar conocido como Finis Terrae, el fin de la tierra y el comienzo del largo océano. No hace falta decir que las vistas son impresionantes.

Pero además de majestuosos faros, la ruta recorre playas, acantilados como los de Canosa, rías como la de Corme-Laxe o puntos de una belleza impresionante como la Ensenada del Trece, desde la que podrás ver la Duna de Monte Branco. Un espectáculo de la naturaleza que te dejará sin aliento.


Aunque esta ruta está prevista para ser realizada a pie, si en tu caso viajas en familia y decides hacerlo por carretera, con tu autocaravana en Costa da Morte tendrás toda la libertad durante tu viaje para visitar todos estos lugares que, sin duda, ¡te enamorarán!

Mejores playa de Costa da Morte

Playa de Soesto

De arena blanca y fina, es ideal para ir en familia por su tranquilidad. La playa está abierta al mar, por lo que también es una de las preferidas por los surfistas.



Playa do Rostro

Una de las maravillas de la Costa da Morte, de arena blanca, aguas turquesas y rodeada de vegetación.



Playa de Gures
Uno de los tesoros poco conocidos de la Costa da Morte es la Playa de Gures, virgen y de arena blanca rodeada de vegetación.

Playa de Carnota

Esta playa cuenta con más de 7 kilómetros de extensión y es ideal para dar largos paseos. Solo se puede acceder a ella a pie, pero el paisaje que ofrece merece la pena el camino.

 
Playa de Langosteira

Es una de las playas más populares de la Costa da Morte, ya que cuenta con paseo marítimo y restaurantes donde comer mientras se disfruta del paisaje. Con arena blanca, la Playa de Langosteira tiene además el distintivo de bandera azul.

Dónde dormir en autocaravana

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de emprender tu viaje en autocaravana a Costa da Morte es dónde dormir. Las autocaravanas en Costa da Morte pueden pernoctar en las áreas de autocaravanas, como las de Camariñas, Muxía y Fisterra, o bien optar por algunos de los cámpings de la zona.

Campings Costa da Morte

 

A lo largo de tu viaje en autocaravana a Costa da Morte encontrarás cámpings donde poder dormir. Algunos de ellos son Camping As Nevadas, situado en Carballo, Camping Ruta Finisterre, en Cee, y Camping Sisargas, en Malpica.

 

Fotos de la Ruta de los Faros: Web de la Asociación O Camiño Dos Faros

¿Te animas a recorrer en autocaravana la Costa da Morte?

¡Elige el alquiler de autocaravanas en Coruña y descubre una de las zonas más fascinantes de Galicia!