El Camino de Santiago

La historia del Camino de Santiago da comienzo en el siglo IX, momento en el que se descubrieron los restos del Apóstol Santiago en la capital gallega. A partir de este momento empezó a iniciarse la ruta de peregrinación más importante de Europa a uno de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret, considerado patrón protector de España.

El rey Alfonso II el Casto mandó construir la catedral de Santiago en la capital gallega para homenajear a sus reliquias en la tumba que allí encontramos actualmente.

catedral-santiago-de-compostela

El homenaje al apóstol no ha cesado desde ese momento, y hoy en día el Camino de Santiago se ha consolidado como una actividad social, cultural y económica conocida en el mundo entero. Por este camino han pasado, pasan y pasarán personas de toda condición: desde peregrinos de buena fé hasta aventureros que quieren vivir esta experiencia única.

La UNESCO ha declarado esta actividad como Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué tener en cuenta en el camino de Santiago?

  • Medio en el que realizar el viaje: Para hacer el camino tienes tres opciones: a pie, en bicicleta o a caballo. Ten en cuenta los aspectos positivos y negativos de cada uno. En bicicleta es más rápido pero no puedes disfrutar con tanto detalle del paraje como yendo a pie. En caballo es más caro pero puedes llevar más peso.
  • Planificación previa: Es importante que te informes con antelación sobre las rutas, los albergues o los lugares a visitar antes de comenzar. Para ello existen diferentes páginas web, libros y revistas oficiales que te ayudarán a guiarte.
  • Albergues: Existen los públicos y los privados. Los primeros pueden ser gratuitos o tener un coste muy bajo que no supera los 10 euros. En cuanto a los albergues privados, la tarifa tampoco suele ser muy cara, ya que no sube de los 15€, además tiene servicios más completos como restauración o habitaciones sencillas y dobles.
  • Preparación física: Sé realista. No es lo mismo andar de casa al trabajo que andar varios kilómetros subiendo y bajando cuestas de piedras y tierra con una mochila a cuestas. Prepárate antes de emprender el camino y divide bien los kilómetros de la ruta.
  • Mochila: Evita el peso. Lo más importante es la ropa y el calzado de respuesto, ya que vas a mancharte, a sudar y a mojarte. No olvides algunos objetos imprescindibles como pueden ser: botiquín, linterna, navaja multiusos, saco de dormir, chubasquero, cantimplora...

mochila-camino-santiago

La Credencial: Se trata de un documento, tipo pasaporte, donde aparecen los datos del Peregirno, los mapas y unas casillas donde podrás sellar los lugares por los que has pasado. Para obtener este documento se puede acceder a Iglesias, Asociaciones, Cofradías, Albergues o Instituciones que la Catedral de Santiago tenga autorizadas.

La Compostela: Diploma acreditativo que se obtiene al haber realizado un mínimo de 100km. a pie o a caballo o 200km. en bicicleta. Para obtenerlo se necesita La Credencial para certificar los Km. recorridos.

Sol e hidratación: Llevar agua encima supone llevar más peso. Te recomendamos no portar muchos litros ya que en las rutas oficiales siempre hay fuentes donde hidratarse. Lleva también contigo crema solar, gafas de sol y gorra o sobrero puesto que caminar varias horas al sol va a debilitar tu piel y a agotarte físicamente.

Botafumeiro: Se trata de un incensario de metro y medio de alto y 53kg. que cuelga de la cúpula de la catedral. Es uno de los símbolos que no puedes perderte. Antiguamente se utilizaba para impregnar de buen olor la basílica tras la visita de peregrinos que llegaban llenos de sudor y cansados. Para poder verlo hay que asistir a la misa de las 19.30h que se realiza todos los viernes.

botafumeiro-santiago

Rutas del Camino de Santiago:

Vamos a mostrarte 4 de las cientos de rutas diferentes que puedes hacer.

Seguro que más de una vez has visto marcas en el suelo o en postes en forma de vieira, no solo en España sino también en otros países de Europa. Estas indican que por ahí transcurre una ruta del Camino de Santiago.

1- Camino francés: Se trata de la ruta más transitada y la que más revelancia histórica posee. Su punto de salida es Roncesvalles y está compuesta de 33 rutas por las que se pasa, entre otros lugares, por Pamplona, Logroño, Burgos, León, Astorga o Ponferrada como capitales, sin dejar atrás los grandes parajes rústicos llenos de monumentos y paisajes extraordinarios. El único problema de esta ruta es la masificación. Por eso aconsejamos hacer la ruta en meses ajenos al verano donde se pueda seguir disfrutando de un clima correcto en el que no exceda el frío, como por ejemplo octubre o principios de noviembre. En esta ruta podemos encontrar más de 270 albergues durante sus 779km.

2- El camino del norte: Este trazado sigue el norte de la península por el Mar Cantábrico y también es conocido como el camino de la costa. Pese a tener este segundo nombre no toda la ruta se realiza por la costa, sino que hay zonas de interior en las que no vemos el mar. Se trata de una zona de muchas lluvias por lo que te recomendamos que lleves un impermeable. Tiene un total de 32 etapas y 823 kilómetros. El comienzo se da en la ciudad vasca de Irún y sigue por las regiones de Cantabria y Asturias antes de llegar a Galicia. El total de provincias son 6: Guipúzcoa, Vizcaya, Cantabria, Asturias, Lugo y La Coruña.

camino-de-santiago

3- Camino a Finisterre: Con un total de 83km y 4 etapas, es la ruta más corta que parte del punto de llegada: Santiago de Compostela. Se creó como una extensión del camino francés, donde los peregrinos viajaban hasta Finisterre para llegar al fin del mundo, tal y como cuenta la tradición milenaria pagana. Así se consideraba el verdadero fin de la peregrinación, allá donde no se puede seguir más el sol en su declive.  El total de 4 etapas se encuentra por completo en la comunidad autonoma de Galicia. Es en las playas de Finisterre donde los peregrinos recogían  una vieira antes de volver a casa como símbolo de haber finalizado la peregrinacion. Esta concha se colgaba de sus ropas o del bordón. Un acto que se repite en la actualidad como simbolo del peregrino, el cual podemos ver también en monumentos, iglesias o señalizaciones de los caminos. A 3 km de Finisterre encontramos el faro del Cabom lugar donde disfrutar de unas hermosas vistas tras el esfuerzo.

4- Camino inglés: Se conoce así a esta ruta puesto que en la época medieval de peregrinación, los devotos ingleses llegaban en barco a La Coruña y a Ferrol para comenzar el camino. Por esta razón en estas dos ciudades puedes comenzar la ruta que tiene un total de 119 Km. desde Ferrol y 75Km. desde La Coruña. Numerosas personas eligen la ruta de Ferrol para obtener la Compostela, la que la Archidiócesis de Santiago solo la entrega a los peregrinos que hayan realizado un mínimo de 100Km a pie o caballo o 200Km en bicicleta. Todo el recorrido se hace únicamente en la localidad de La Coruña, donde podrás ver numerosos pueblos como Betanzos, Miño o Sigueiros donde ver sus encantos y disfrutar de la comida de la zona: lacón, pulpo, quesos de tetilla, marisco...

pulpo-a-la-gallega

A pie, en bicleta o en caballo, el Camino de Santiago es una experienca única. Llega hasta el primer punto de tu ruta en autocaravana con Yescapa y disfruta de ella a tu vuelta para descansar y descubrir más parajes extraordinarios.