8 buenas razones para alquilar una habitación en casa particular

17 Agosto 2016 Consumo Colaborativo

8 buenas razones para alquilar una habitación en casa particular

¿Eres estudiante y buscas alojamiento en el marco de tus estudios o para un período de prácticas? ¿Por qué no alquilar una habitación en casa particular? ¡El principio es simple! Un propietario que dispone de una o de varias habitaciones libres en su hogar (la habitación de invitados o las habitaciones de los hijos que abandonaron el nido) te propone alojamiento en su hogar durante tus estudios o durante un período de prácticas. Te da la bienvenida en su casa y te ofrece una habitación a cambio del alquiler.

¿Todavía no estás seguro? ¡He aquí 8 buenas razones para alquilar una habitación en casa particular qué harán que te atrevas a dar el paso!

1- Pagas un alquiler asequible.

Alquilar una habitación en casa particular te permite ahorrar con relación al alquiler clásico de un piso o de un estudio. De hecho, el alquiler de habitación cuesta, de media, menos de 420 € al mes (cerca de 300 € en las ciudades de provincia) (1), en comparación a los 558 € de un alquiler clásico (2).

2- No pagas gastos de agencia

Alquilando una habitación en casa particular, negocias directamente con el propietario. De esta manera, te ahorras los gastos de agencia inmobiliaria dado que se trata de una relación de particular a particular ¡otra parte de los gastos relacionados con la búsqueda de vivienda que puedes evitar!

3- Gastas menos

En la inmensa mayoría de los casos, todos los gastos están incluidos en el alquiler. ¡Por esta razón, los compartes con tu propietario! Así, gastas dos veces menos en la compra si esta se hace en común, y se dividen también los gastos de electricidad o internet. ¡Es una ventaja económica para los estudiantes cuyo presupuesto mensual es a menudo limitado!

4- Encuentro con personas de diferentes lugares

¡Vivir en una casa particular también es la oportunidad conocer gente de otros países! Es común que inquilino y propietario mantengan contacto después de finalizar el alquiler. El tiempo permite crean vínculos especiales ¡aunque tengas 5 o 20 años de diferencia!

5- Comparte buenos momentos

Vivir en casa particular es también compartir un modo de vida. La hospitalidad y la convivialidad están en el corazón de esta práctica colaborativa. Esto te permite, tanto a ti como a tu propietario, no estar solos y poder compartir buenos momentos (comidas, experiencias, etc.) y poder descubrir el universo de otros.

6- No te ocupas de todas las tareas domésticas

¡Cohabitar con alguien también implica repartirse el trabajo! Limpiar el polvo, pasar la aspiradora, fregar o hacer las compras… así no eres el único que se ocupa de cargas, así que tendrás tiempo para dedicar a otras actividades.

7- Una integración más sencilla

Llegar solo a una ciudad desconocida no es fácil, particularmente si estás empezando tus estudios y vas a vivir solo por primera vez. El propietario puede guiarte durante las primeras semanas, sugiriéndote lugares y dándote consejos con el fin de que descubras la ciudad. ¡Así ya no te sentirás solo!

8- Puedes mejorar en lenguas extranjeras

Si vas a vivir en el extranjero por estudios, prácticas o por trabajo, un alquiler en casa particular es la mejor manera de aprender o de mejorar el nivel de una lengua extranjera. Trata de interactuar al máximo en el idioma de tu anfitrión, primero para poder llegar a conocerlo y segundo porque sólo puede ser beneficioso para mejorar tu nivel del idioma.

¿Te convencen las muchas ventajas de alquilar en casa particular? ¡No lo dudes más y descubre esta nueva experiencia  y encuentra tu alquiler con Roomlala!

(1) Barómetro de los alquileres del alojamiento en casa del habitante (2013-2014) - Roomlala
(2) Expediente sobre el mercado de los bienes inmuebles locativos (julio de 2014) - Century 21