Sobrevivir al campismo: las experiencias de Raúl Sánchez en el mundo del caravaning

El campismo y el caravaning no son únicamente alternativas al turismo tradicional, son también un estilo de vida. Compartir las experiencias y aventuras lo hacen incluso más emocionante, además de dar a conocer el espíritu del caravaning a las muchas personas que año tras año se lanzan a viajar sobre ruedas.

Hoy en nuestro blog contamos con Raúl Sánchez, de Sobrevivir al campismo, que ha querido compartir su experiencia como campista y que, además, nos deja algunos consejos a tener en cuenta.


 

¡Hola Amigos! Soy Raúl Sánchez, campista por accidente. 

Así es como empiezo mi post de presentación en mi blog, una frase extraña para alguien que ha pasado una infancia de campings, canadienses, vacaciones rurales… Desde hace ya más de 6 años nuestro modo de viajar ha sido el campismo como referencia (tanto en bungalow, caravana, autocaravana o camper). Si, has leído bien, he pasado por todos los elementos de acampada por lo que tengo una visión general sobre el turismo intinerante, aunque no he profundizado en todos los elementos.Furgoalegre sant pere pescador mundia de surf

Lo más relevante de todo es que desde que formé mi propia familia hice una transición del hotel al campismo de una manera rápida y sin darme cuenta.

Son estos los motivos por los que entiendo ampliamente lo especial que llega a ser esta manera de viajar, que para muchos es un estilo de vida. Tienen razón, por lo menos es un estilo de vida cuando viajas. Algo que en ocasiones no se entiende desde el otro lado de la barrera, para saber que necesita un campista hay que ser campista.


Mucha gente me pregunta dentro y fuera de mi blog:

-“Oye Raul, ¿esto del campismo es rentable?"

A lo que yo respondo “No, ¡es carísimo!

    • Compra de vehículo

    • Mantenimiento

    • Tarifa de camping

    • Parking

    • Seguro

    • Etc…


 

Eso sí, si no contamos con todos estos costes y con un poco de vista (cuidando mucho el bolsillo) puedes estirar el presupuesto de tus vacaciones y estar más días por el mismo precio que pagarías por un turismo “tradicional” en el mismo lugar. El problema es que este mundillo engancha y cuando hablamos de tener una caravana o autocaravana hay que contar una serie de gastos extras que de otra manera nunca tendríamos.

Vamos, que yo tengo equipada mi caravana como un pequeño apartamento rodante muy práctico. Pero los artículos de camping son caros y en ocasiones dejamos nuestros vehículos de capricho. Es lo que en el fondo encarece el salir de camping (no hablamos de tarifas de estancias). Por eso siempre que alguien me pide consejo entre comprar o no un vehículo yo siempre pregunto una cosa:


-“¿Vas a usar este vehículo a menudo?

Si es solo para verano es más rentable alquilar una autocaravana.

En mi caso lo hago casi unas 10 salidas al año. O traducido en días de estancia unos 140 dias, según los días de verano que podamos disfrutar de nuestro pequeño caracol.


-“Vale, pero es mejor autocaravana, ¿no?

Esto es una frase que me hace gracia. Siempre pensamos que lo más caro es lo mejor, pero siempre tengo una respuesta concreta para ello:

No hay nada peor que usar una autocaravana de caravana y viceversa

Yo, los elementos de acampada los divido en 5:

    1. Bungalows: Yo he ido y es una muy buena alternativa si quieres ver que se cuece en un camping, pero esto se ve desde la barrera. Digo esto porque el “espíritu campista” no se vive en un bungalow. Por norma general la gente los usan como un pequeño apartamento pero las distancias entre vecinos y el “no compartir” los espacios comunes como los servicios. Esto hace que no se viva ese “espíritu campista” tan complicado de explicar pero que en el fondo es lo que nos mantiene con el gusano de repetir la experiencia una y otra vez. ¡De qué si no íbamos a compartir baños y andar igual de atareados como en casa! Es precisamente por este “espíritu” que estos detalles se ven de otra manera y estas tareas tienen otro ritmo.

    1. Tienda de campaña o carro tienda: Resulta que son los grandes olvidados, pero las canadienses para mí son el elemento más puro del campismo. Si no has sufrido una tormenta descomunal en una tienda y al día siguiente te has preparado el desayuno nunca obtendrás el certificado oficial de Maestro Campista ;-). Bromas aparte, es un elemento fantástico para iniciarse de verdad en el mundo que rodea al camping con poco dinero. Seguro que aprendes a ser práctico y minimalista, algo vital para un turista itinerante puro y duro, al menos bajo mi punto de vista.

    1. Caravanas:Para el que busca la tranquilidad de un camping con todas las comodidades es el elemento ideal. Las hay de todas dimensiones y son útiles tanto para hacer muchos kilómetros como para establecerla en un camping por temporadas (para camping fijo también podemos hablar de mobilhome). Pero la gran virtud que tiene este vehículo es que al ser un remolque es algo más “económico”, pero con la comodidad de un pequeño apartamento con ruedas.

    1. Autocaravanas: Es un vehículo similar a la caravana pero pensada para hacer kilómetros. Si piensas en autocaravana pensaras en viajes y buscarás la autonomía. El camping no es el destino sino el lugar que quieres visitar por lo que siempre pensaras en la autonomía energética y de aguas (el famoso vaciado de aguas sucias).

    1. Campers: Las pongo aparte aunque son como las autocaravanas. Con este tipo de vehículos se busca la mayor agilidad posible en menor espacio. Es un vehículo que pasa desapercibido en las calles y que permite ir al centro de cualquier ciudad, incluso en muchos casos (las de techo elevable de menos de 2 metros de altura) poder aparcar en parkings subterráneos de cualquier centro de ciudad.

Ahora mismo, si estás buscando un elemento de acampada, seguro que no te explicado nada nuevo o simplemente te he confundido más. Suele pasar cuando la gente me pregunta o me lee. Prefiero hablar y hacerte reflexionar. La respuesta solo la puedes encontrar tú.


 

 

¿Que es lo que más te conviene?

No te puedo dar una respuesta concreta pues mentiría, aunque puedo explicarte lo que nos sucede ahora mismo en nuestra situación. A día de hoy tenemos una fantástica caravana Burstner de alta gama. Sin duda después de cinco temporadas con caravana no hemos probado mejor caravana para nuestras necesidades. Como caravana no queremos otra. Tuvimos que comprar una caravana vieja inicialmente para darnos cuenta de lo que Park mit allen Sinnenrealmente necesitábamos, por lo que nos vimos obligados a cambiar de caravana y ésta nos ha dado muchas satisfacciones. 

Pero con la crecida de los niños y la inquietud de descubrir lugares cada vez más lejanos nos dimos cuenta que la temporada pasada hicimos unos 10.000 km anuales remolcando (¡sin contar los kilómetros sin ella!) y acabamos fatigados de un viaje a Alemania que no nos salió como queríamos en parte por mal usar nuestra querida caravana como autocaravana. Este viaje nos hizo decantar la balanza para que nos decidiéramos a cambiar finalmente a una autocaravana.


 

¿Que conclusión puedo sacar de toda mi experiencia?

    1. Nunca podré decir que es lo mejor que te puede ir porque todos los campistas somos diferentes. ¡Y evolucionamos!

    1. Si quieres saber qué es lo que necesitas alquila primero.

Sé que alquilar una caravana es complicado, no hay muchas empresas, pero alquilar una autocaravana es extremadamente sencillo y nos permite desde probar la experiencia a como probar aquellas distribuciones de habitáculos que más nos interesan.

Os adelanto que, en cuestión de distribuciones la posibilidad es infinita y encontrar lo que necesitas puede ser complicado.


 

Si queréis saber más de mí o de mis novatadas campistas os invito que visitéis mi blog y que incluso me sigáis en mi página de Facebook.

Un Abrazo

¡Y disfrutad todo lo que podáis del apartamento con el patio más grande del mundo!