Calefacción para la autocaravana

Estamos a mediados del mes de febrero y aunque el sol se deje ver por muchas de las provincias españolas, todavía nos quedan algunas semanas de frío. Nosotros somos de los que pensamos que el invierno ¡es para disfrutarlo! y es que ¿a quién no le gusta mirar la nieve caer desde la ventana con una buena taza de té y una mantita? Además en esta época del año, podemos disfrutar de unos paisajes únicos como lagos helados y montañas blancas, así como la práctica de deportes de invierno. 

Es verdad que cuando llega el frío es más difícil decidirse para salir de escapada, muchos autocaravanistas optan por dejar sus vehículos aparcados. Sin embargo, también los hay que no se asustan de las bajas temperaturas y deciden viajar y combatir el frío en autocaravana

Evidentemente, si vas a viajar en autocaravana en invierno, es importante tener en cuenta dos factores: el aislamiento del vehículo y la calefacción

En este artículo te damos algunos consejos para mantener el calor y disfrutar de tus escapadas de invierno en autocaravana. ¡Toma nota!

Aislamiento térmico de la autocaravana

El aislamiento es fundamental, a veces concentramos nuestros esfuerzos en encontrar el mejor sistema de calefacción pero éste no servirá de mucho si no aislamos correctamente la autocaravana. ¡No dejes que el calor se escape! 

Aislar las ventanas y la luna delantera

En días de temperaturas bajas, es indispensable equipar la autocaravana de un protector exterior de cabina. De esta forma el cristal delantero y los parabrisas quedan protegidos y no se congelarán, evitando así que el frío entre en el vehículo. ¡No olvides retirar el protector si el día está soleado!

Asimismo, es aconsejable proteger todas las ventanas y lucernarios con aislante térmico. De esta forma, evitarás la pérdida de calor habitual, optimizando el rendimiento de la calefacción y reduciendo el consumo energético.

Cubrir el suelo de la autocaravana

Todos sabemos que el aire caliente tiende a subir y que el aire frío, más denso, se queda abajo. Como consecuencia, y si tu vehículo no está equipado de un doble suelo, es necesario aislar también a este nivel. Para ello, puedes utilizar una moqueta o una alfombrilla, como la de los coches, pero que ocupe toda la superficie interior de la autocaravana. Además, es mucho más gustoso andar sobre la alfombra que sobre un suelo frío. Presta atención cuando coloques la moqueta o la alfombra, si ésta es demasiado gruesa, tendrás problemas para abrir la puerta, el frigorífico o cualquier otro mueble.

Calefacción en la autocaravana

Cuando elegimos un tipo concreto de autocaravana, estamos eligiendo también un sistema de calefacción. Podemos elegir entre calefacción de aire forzado o sistema de calefacción central, y entre calefacción a gas o combustible.

La calefacción por aire forzado consiste en la difusión de aire caliente por un ventilador. Puede funcionar gracias al gas o al combustible del vehículo. Entre las marcas más conocidas del mercado destacamos Eberspächer, Truma y Webasto. Es el más utilizado actualmente y su concepto es bien simple: el aire es calentado por un quemador y difundido homogéneamente por vehículo gracias a una turbina que lo expulsa por los conductos de ventilación. Este sistema de calefacción es bastante fiable, calienta rápidamente y ocupa menos espacio en el interior de la autocaravana.

La calefacción central, por su parte, funciona como la calefacción central doméstica. Un fluido portador de calor (caloportador) circula por los conductos de la calefacción. La alimentación puede ser por gas o por el depósito de carburante. Este sistema de calefacción asegura una temperatura ambiente homogénea en todo el vehículo. El incoveniente es que el tiempo para calentar a la temperatura deseada es elevado, pero el calor se conserva mejor y por más tiempo.

La calefacción por carburante son sistemas de calefacción que conservan el mismo principio que las de aire forzado pero el quemador funciona con diesel. Estas calefacciones presentan diferentes ventajas: 

  • La autonomía de combustible, ya que éste puede encontrarse fácilmente en cualquier sitio y a cualquier hora del día. El control del nivel de combustible es posible a través del indicador original del vehículo. 
  • La autonomía de la calefacción, ya que es posible utilizar la calefación durante la conducción. Al funcionar el calefactor con diesel, no hay necesidad de buscar conectores para botellas de gas.
  • El ahorro de espacio en el interior de la autocaravana. Este sitema de calefacción puede instalarse en el chasis, al exterior del vehículo, por lo que aumenta significativo del espacio dentro de la autocaravana.     
  • Es más ligero. Utilizando calefactores diesel, se reduce el tamaño de las bombonas a una de 5 Kg ahorrando así hasta 35 Kg de peso en la autocaravana.

A estas alturas te surgirán preguntas como ¿y puedo dormir con la calefacción encendida? ¿cuánto combustible consume la calefacción? ¿y la batería en todo esto?

La tecnología de las calefacciones diesel en las autocaravanas ha dado grandes pasos desde los primeros modelos que se fabricaron. Hoy en día estos aparatos están equipados de tal forma que el ruido es mínimo y no causan molestias ni para las personas que están en el interior como para tus vecinos en el camping o en la zona de acampada. En cuanto al consumo de combustible, éste dependerá de la potencia calorífica necesaria y del tipo de calefactor. Para que te hagas un idea, un calefactor diesel necesita unos 100 ml de diesel por hora y kW. Para responder a tu pregunta sobre el consumo de batería... no tienes de qué preocuparte, los calefactores están normalemente equipados con protección para bajo voltaje y se apagarán antes de alcanzar condiciones críticas de bateria, de forma que el arranque del motor estará aún asegurado. De todas formas, la calefacción se suele conectar a la batería secundaria de forma que no tiene impacto sobre el arranque del motor. Si la optimización del consumo de energía te interesa siempre puedes plantearte la instalación de placas solares en tu autocaravana.

Ya no tienes excusa para dejar aparcada tu autocaravana porque haga frío... Así que, ¿te animas a hacer una escapada en autocaravana antes de que llegue la primavera? Si eres de los que no quedaron convecidos, siempre puedes echar un vistazo a las autocaravanas en nuestra página web y ¡preparar tu vacaciones para cuando llegue el buen tiempo!